jueves, 9 de septiembre de 2010

Introducción a los Juegos de Mesa

Hace ya unos añitos, me pasé por el Festival de Juegos de Mesa de Córdoba, organizada por Jugam@s Todos. Y llegué eufórico, sabiendo que este mundo me depararía muchos momentos inolvidables de diversión. Y no me equivoqué, y aún sigo hoy en día con esa euforia, deseando que llegue ese día en el cuál quedamos los colegas para pasar el rato delante de uno de estos juegos.

Pero alejándome un poco del tema personal, voy a profundizar en los Juegos de Mesa, que es lo que he venido a hacer. Lo primero es destacar, para que los generalicen, que existen más o menos tres categorías dentro de los juegos de mesa, aunque no oficiales, sí perfectamente distinguidas entre los jugones: Los Eurogames, Temáticos y Wargames.

Yo por mi parte no voy a entrar en clasificaciones ni nada por el estilo, simplemente voy a descartar a priori los Wargames, ya que son los que más experiencia necesitan para jugar, o quizás un público mucho más dispuesto para disfrutarlos. Por lo que me voy a centrar en los Eurogames y los Temáticos por igual, sin distinciones.

Así, que una persona que quiere empezar en este mundillo tiene que saber todo. En mayor o menor medida, intentan reproducir una ambientación, meternos en un mundo imaginario haciendo papeles tan variopintos como un Granjero o un Capitán de un barco Pirata.

Y ésta es la característica principal y más interesante de los Juegos de Mesa, el conseguir mediante un puñado de piezas de madera, fichas de cartón, dados, tableros y demás, acercarnos a todo tipo de situaciones y escenarios. Y no sabría decir qué tipo de juego es más popular o existen más en el mercado, pues es tan grande la variedad que es imposible no encontrar un juego que sea de tu gusto.

Pero para empezar y desglosar algunos tipos, comentaré algunos de ellos para haceros una idea y definir de este modo, qué tipo de juegos buscas o son más afines a tu diversión.

Administración de Recursos

Destacar que cada juego, es difícil catalogarlo de un tipo, ya que suelen tener más de una cosa, por ejemplo, el Kingsburg, que es de administración de recursos pero también posee un sistema de elección de personajes, por lo que no se debe catalogar un juego en una sola categoría, o más bien, es difícil hacerlo. Pero bueno, aquí no vamos a entrar en esta polémica, simplemente voy a explicar a grandes rasgos qué es un juego de Administración de Recursos en este caso y en los siguientes, otro tipo de juegos.

Como bien he comentado, hay que entender que existen muchos tipos de juegos de mesa y aunque en el fondo, sean de administración de recursos, a la hora de administrar o conseguir esos recursos, cada juego intenta ser original y distinto a los demás, por lo que puede llegar a ser muy variopinto explicarlos todos.

Así que hay juegos que nos harán meternos en la piel de un colono en la tierra prometida, con nuestras tierras donde podremos obtener distintas mercancías para ir con ellas aumentando nuestros caminos, poblados y ciudades, mientras otros optan por meternos en el papel de un financiero inmobiliario, soltando adrenalina, mientras compramos y vendemos inmuebles y construimos edificios, hoteles y controlamos las compañías principales de gas, agua, etc.

Por supuesto, esto son sólo dos ejemplos. En general, estos juegos consisten en ir adquiriendo recursos de algún tipo, ya sean alimentos, dinero, materiales, etc., donde el jugador tiene que hacer una labor extraordinaria para saber administrarlos bien y que éstos den su provecho, como de un negocio se tratase.

En estos juegos, los recursos, suelen ser representados por cubos de madera de distinto color, haciendo referencia al recurso que representa. También existen juegos que usan cartas para tal efecto, o marcadores de cartón.



En esta categoría nos encontramos a los juegos más valorados de todos, como pueden ser Puerto Rico o Agrícola, por lo que se puede deducir que este tipo de juegos le gusta a la mayoría de los jugones y que son muy fáciles de comprender para los que quieran comenzar.

Ejemplos de estos juegos, sin aludir a los ya citados anteriormente, podemos encontrar: Los Colonos de Catán, Bohnanza, Caylus, Shogun, etc.

Temáticos

Esto es generalizar mucho, ya que hay muchos tipos de juegos como para catalogar un buen montón de ellos como Temáticos, ni yo mismo entiendo el porqué de su clasificación, ya que a menos que sea abstracto, tiene que tener un tema de trasfondo, e incluso muchos abstractos tienen una ambientación bastante bien conseguida.

Los temáticos al más puro estilo clásico, suelen traer un montón de fichas de cartón, miniaturas, ya sean de plástico, plomo o de cartón y un buen tablero de juego donde divertirse con tus personajes. Casi siempre, estos tableros traen distintas localizaciones que sirven para mover vuestros personajes sobre ellas y obtener algún que otro beneficio.

Normalmente estos juegos suelen ser de aventuras, como por ejemplo, ser una banda de ladrones y robar el máximo de bancos de Inglaterra sin que te pille la policía, o bien ser un equipo de rugby sanguinario, con personajes medievales y recorriendo medio mundo por sus campos de juego.

Estos tipos de juegos son muy variables y diferentes entre ellos, y suele haber poca interacción entre los jugadores, y los que tienen interacción suelen ser cooperativos.

Ejemplos de estos juegos, sin aludir a los ya citados anteriormente, podemos encontrar: Noviembre Rojo, Arkhan Horror, Descent, Dungeon Twister, etc.

Cartas

Uno de los nuevos tipos de juegos que se están imponiendo en el mercado son los conocidos como juegos de cartas, aunque juegos de cartas haya existido toda la vida, ahora, parece que están sufriendo un auge inesperado tras los últimos éxitos. Con este tipo de juegos se proporciona partidas muy rápidas, divertidas y donde normalmente pueden participar mucha más gente que delante de un tablero.

El azar tiene mucho peso, a parte de poder ocultar ante nuestros compañeros de juego nuestras próximas acciones, mucho más fáciles de ver sobre un tablero que en un juego de Cartas.

A veces, estos tipos de juego llevan consigo un tablero de pequeñas dimensiones para poder representar alguna parte que sería imposible hacerlo con cartas, como es el caso del Condottiero. En otros casos, traen unos contadores de madera, algunos accesorios más a parte de las susodichas cartas. Pero el peso del juego y el desarrollo del mismo dependen sólo de ellas.

Ejemplos de estos juegos, sin aludir a los ya citados anteriormente, podemos encontrar: Dominion, Coloretto, Razzia!, Dungeooner, etc.



Mayorías

Otro tipo de juegos de mesa que usa muchas piezas de madera, suelen ser los llamados de mayorías, estos son los que a través de un sistema de colocación de piezas de madera que representan distintas cosas, hay que conseguir tener más que nadie para obtener los puntos o victoria en la partida.

Cada juego usa su sistema para que sea fiel a la ambientación, algunos de ellos se obtienen los soldados a través de tiradas de dado que cada cara del dado es un color, representando a una unidad militar. Otros sistemas usan cartas que van sumando, ya sea dinero, unidades militares o lo que sea, para al final ver quien tiene más y ganar.

Este tipo de juegos logra una gran interacción entre los jugadores, ya que suelen ser rápidos, con muchas posibilidades de jugar algo y poco tiempo para realizarlo todo. Lo único malo que tiene este tipo de juegos es que existen pocos que sean sólo para dos jugadores, como es el caso de Aton. Y siendo tres, el número de ellos perfecto para jugar, aunque suelan admitir más y funcionen bien, pero el mínimo es tres. Por lo que no son recomendables para una pareja que quiera comenzar en esto de los juegos, ya que necesitarán más gente para poder sacarle un buen provecho al juego.

Ejemplos de estos juegos, sin aludir a los ya citados anteriormente, podemos encontrar: Shogun, El Capitan, La Gran Muralla China, Kreta, etc.

Otros tipos

Claro que estos no son todos los tipos de juegos de mesa que existen, incluso hay algunos, por no decir muchos, que suelen ser atípicos o raros, como el Hive, muy parecido a un ajedrez moderno. La lista es muy extensa, pero lo que yo pretendo no es un estudio exhaustivo, ni mucho menos, y aunque se pretenda, siempre habrá juegos que no puedan entrar en estas categorías, o como bien he dicho, tomen prestadas de una u otra y sea complicado clasificarlos como por ejemplo el Colesseum.

Para terminar, voy a comentar dos juegos que creo que son casi necesarios para iniciarse en este mundillo, tomando como referencia siempre el Carcassone, que creo que es uno de los pilares básicos para comenzar en los Juegos de Mesa.

Los Colonos de Catan

Es un juego bastante conocido que ha traspasado la frontera que existe entre los Juegos de Mesa tradicionales y los Juegos de Mesa más especializados, y siendo de estos últimos, lo puedes encontrar en cualquier tienda no especializada, supermercados y demás, por lo que es completamente accesible a todo tipo de público.

Su sistema de juego es muy sencillo y lo entiende cualquier no jugón, pero tiene una complejidad bastante alta como para que los que se aventuren a juegos más complejos y especializados, encuentren en él un aire fresco y dinámico, y que las ganas de jugarlo no se pierdan nunca.



El juego a grandes rasgos consiste en ir construyendo poblados, ciudades y caminos en un tablero modular que se construye al azar al principio del juego, por lo que cada partida es completamente diferente a las demás. La forma en que se recaudan las distintas materias primas necesarias para construir es mediante una tirada de dados. Esto a priori puede resultar un poco aleatorio, pero ya metidos en el terreno de juego, si te sitúas bien sobre él, no tendrás problemas para recolectar todo lo que te haga falta.

Aventureros al Tren

Otro gran juego conocido por su sencillez y rapidez en las partidas. A parte de muy vistoso, que llama la atención simplemente con colocarlo sobre la mesa y que a las personas no acostumbradas a este tipo de juegos les llame la suficientemente la atención como para probar una partida. Una vez que empiece… ya no podrá parar.

Su sistema de juego, como no puede ser de otra manera, es muy sencillo, se entiende muy rápidamente y se coge el vicio a la primera, por lo que no hay que esperar largas explicaciones sobre reglas y contra-reglas. Se saca el juego, se coloca en dos segundos y se pone uno a jugar.

El juego consiste en hacer recorridos de trenes a través de un mapa señalado, donde cada vía de tren que une dos ciudades, está en un color. Para llegar de una ciudad a otra, hace falta poner en juego tantas cartas de vagones del color que esté pintado la vía en el mapa. Las cartas se van cogiendo de la mesa de juego, bien de unas que hay descubiertas, bien del montón que hay sin descubrir.

Muy recomendable, aunque creo que pierde un poco de chicha cuando pruebas otros juegos parecidos. Pero para empezar es casi necesario.

Resumiendo

Son múltiples los juegos que hay en el mercado, aunque no todos tienen que ser de tu gusto. Tienes que probar muchos para decantarte por uno u otro. Y no te preocupes, que el que te guste los juegos de mesa no quiere decir que seas un friki, en el uso de la palabra más despectivo. Yo por ejemplo, comencé jugando cuando era un mico, al mítico Asalto al banco de Inglaterra, que se compró mi hermana cuando era muy pequeña, y para aquél entonces, la palabra friki no existía ni mucho menos.

Además, los juegos han existido siempre, desde hace mucho tiempo, como por ejemplo, el Monopoly, el Ajedrez, el Mus, el Poker. Todos esos son juegos de mesa, aunque no reconocidos como tales por los que sólo juegan a ellos.

Lo que si es verdad es que ahora están surgiendo muchos juegos de mesa, el mercado de este sector está creciendo a un ritmo muy alto y que puedes encontrarlos más fácilmente que hace muchos años, pareciendo que esto de los juegos es cosa nueva y de frikis. ¿Pero es que nadie se acuerda de los juegos de mesa de la mítica compañía NAC? Traían muchos juegos al mercado español, con sus enormes cajas y una cantidad ingente de cosas dentro que hacían las delicias de los no tan pequeños de la casa.

Pero para comenzar, yo creo que hace falta un interés bastante concreto por un determinado tema, que te anime a jugar a ese juego y de ahí, ir saltando a otros juegos, viendo que no es tan complicado y que verdaderamente es divertido.

Lo que sí es verdad es que como comiences a jugar a uno de esos juegos complicados y para jugones, con una temática muy concreta y que te encuentres toda la partida perdido… no volverás a jugar a ninguno, o bien te costará mucho volver a sentarte delante de la mesa y acompañado de ese amigo tan raro que no para de insistir que pruebes tal o cual juego.

Tienes que jugar a los juegos que te llamen verdaderamente tu interés y dejarte llevar por ellos y divertirte. Si un juego no te gusta por lo que sea, ya tendrás tiempo de probarlo. Dirígete a otro que sí te llama la atención, verás que sin valorar si es mejor uno que otro, con el que tú has elegido, a priori te vas a divertir más.

En resumidas cuentas, jugar a un juego de mesa es una gran experiencia que para el que no lo conozca debería de probar.

Artículo cedido a la revista Senderos Umbría 

No hay comentarios:

Publicar un comentario